GRAMMATICA LATINA

ORATIO SIMPLEX


INDEX


I.         La Oración Nominal

1.   Definición    2.  Sujeto y atributo en nominativo   3.   Las personas del verbo      4.   Concordancia: sujeto, verbo sum y atributo       5.  Conjugación en indicativo del verbo sum

II.        La Oración Intransitiva

1.   Definición   2.  Verbo sum sin atributo (est / sunt “hay”)   3.  El complemento circunstancial   4.  El adverbio   5.  Preposiciones + sintagma nominal

III.      La Oración Transitiva

1.   Definición   2.  Complemento directo en acusativo   3.   Nominativus versus accusativus   4.  Complemento circunstancial en ablativo    5.  Orden de las palabras

IV.       La Oración Pasiva

1.   Definición  2.   Complemento agente    3.  Orden de palabras y usos del verbo pasivo    4.  Coordinación    5.   La elipsis de sum. Asíndeton y polisíndeton

V.        La Declinación Nominal

1.   El accidente gramatical de caso    2.   Las cinco declinaciones    3.   Paradigmas 4.   Usos de los casos vocativo, genitivo y dativo    5.   Adjetivos en -us, -a, -um y -er, -ra, -rum

VI.       Verbos y conjugaciones

1.   La categoría gramatical de verbo    2.   Conjugaciones del verbo latino

3. Morfemas del verbo: raíz, sufijo, terminación, desinencia.   4. Tiempos activa indicativo: presente, imperfecto,  pretérito pº y pluscuampº    5.   Tiempos pasiva indicativo: presente,  imperfecto,  pretérito pº y pluscuampº               6.   Verbos deponentes   7. imperativo

VII   Léxico gramatical

1.   Pronombres personales    2. Pronombres-adjetivos (demostrativos, deícticos y anafóricos)    3.  Adjetivos: tipos, grados y participacios   4.  Composición de verbos    5.  Verbos irregulares  6.  Interrogativos y numerales


I.      LA ORACIÓN NOMINAL

I. 1.  Definición

Una oración nominal es la oración que consta de un nombre al cual se le asigna una característica o cualidad esencial (“ser”) o accidental (“estar”). Ambos conceptos los contiene en uno solo el verbo latino sum (“soy”/”estoy”).

Del mismo modo dicen “la chica es guapa” que “la chica está guapa”: pulchra est puella.

Veamos unas cuantas oraciones nominales simples:

vita est pulchra La vida es bella

togae sunt candidae Las togas son blancas

Iulius Caesar fuit imperator Julio César fue general

miles erat fatigatus El soldado estaba fatigado

oculi erant tumefacti Sus ojos estaban hinchados

Romani fuerunt docti Los romanos fueron cultos

latín EST →      español   ES  /  ESTÁ

I.2.   Sujeto y Atributo en Nominativo

Tanto el nombre que resulta determinado (sujeto) como el que ejerce la determinación (atributo) van en caso nominativo (N), que es la forma más simple de denominar a los nombres y a los adjetivos en latín:

Apollo                   est                         pulcher

mens                      est                         quieta

stellae                    sunt                       fulgidae

equi                       sunt                       celeres

Sujeto (Nominativo)        ­­EST Atributo (Nominativo)

Las terminaciones de nombres y adjetivos son muy variadas, dependiendo del género gramatical (masculino, femenino y neutro) y del número (singular y plural). De momento, basta con que vayas reconociendo algunas terminaciones del nominativo.

I.3.    Las personas del Verbo

El verbo es la palabra que indica en la oración el proceso, el estado o la acción que tiene lugar en el enunciado. El accidente gramatical de “persona” afecta a la entidad del sujeto:

amo    amas    amat    amamus    amatis    amant

amo     amas      ama       amamos      amáis       aman

Por ello entendemos lo siguiente:  La entidad del nombre o pronombre que va a ejercer como sujeto de un verbo en” forma personal” -que no infinitivos ni participios ni gerundios- viene a estar íntimamente relacionada con la desinencia verbal que se incorpore a la raíz. Nos indica por sí misma esa desinencia la entidad del sujeto:

―  Persona que habla:  ego  amo (1ª singular) ―  Persona a la que se habla:  tu   amas (2ª singular)―  Persona que habla + otras personas:  nos   amamus (1ª plural)

―  Persona a la se habla + otras personas:   vos amatis (2ª plural)

Y todo ello sin hacer distinciones en el género gramatical del sujeto, que puede ser masculino o femenino, y no distingue como en español entre “nosotros” /“nosotras” y “vosotros” / “vosotras”. Si decimos nos laboramus, no podemos desentrañar sino por el contexto la identidad genérica de nos, que traduciremos por “nosotros” o “nosotras”, mientras que en la 2ª persona del plural, como por ejemplo vos scribitis, tampoco sabemos si quien está escribiendo corresponde al género gramatical másculino (“vosotros”) o al femenino ““vosotras”).

Por otro lado, cuando el sujeto de una oración no implica a las personas citadas (ego, tu, nos, vos), nos situamos en la 3ª persona, que en realidad es una “no persona”, y entonces señalará si la oración está construida en singular o en plural:

senator orationem dicit El senador pronuncia un discurso      (3ª sg.)

magister puerum laudat El maestro elogia al niño                    (3ª sg.)

agricolae agros colunt Los campesinos cultivan los campos   (3ª pl.)

Galli  Romam expugnaverunt Los galos saquearon Roma          (3ª pl.)

Estos dos modelos de frase, en 3ª persona del singular y del plural, son los más frecuentes en los textos de carácter narrativo o expositivo cuando el hablante queda al margen de las consideraciones.

I. 4.  Concordancia:  sujeto, verbo sum y atributo

El verbo copulativo en latín es sum, que como cualquier otro verbo debe concordar con el sujeto en número (singular o plural) y persona (primera, segunda o tercera):

.                             PRIMERA              SEGUNDA                TERCERA

SINGULAR      ego sum bonus         tu es bonus             ille est bonus

PLURAL            nos sumus boni      vos estis boni          illi sunt boni

El atributo suele ser un adjetivo, que debe concordar en género (masculino, femenino o neutro), número (singular o plural) y caso (nominativo) con el sujeto:

.                            MASCULINO         FEMENINO                  NEUTRO

SINGULAR     dens est albus       toga est alba       bracchium est album

PLURAL          dentes sunt albi     togae sunt albae    bracchia sunt alba

I.5.   Conjugación en indicativo del verbo sum

El verbo sum se conjuga de la siguiente manera en los tiempos presente, imperfecto, pretérito perfecto y pluscuamperfecto del modo indicativo:

PRESENTE

sum   es   est   sumus   estis   sunt

IMPERFECTO

eram  eras  erat  eramus  eratis  erant

PRETÉRITO    PERFECTO

fui  fuisti  fuit fuimus  fuistis  fuerunt

PLUSCUAMPERFECTO

fueram  fueras  fuerat  fueramus  fueratis  fuerant

De lo cual resultan oraciones como las siguientes:

vos eratis maesti Vosotros estabais tristes / Vosotras estabais tristes

tu fuisti miles Tú fuiste soldado

nos sumus nobiles Nosotros somos nobles /Nosotras somos nobles

tu es intelligens Tú eres inteligente

viri laeti in convivio fuerunt Los hombres estuvieron contentos en el banquete

II.    LA ORACIÓN INTRANSITIVA

II.1. Definición

La oración intransitiva es aquella en la que un sujeto en nominativo tiene como predicado un verbo cuya acción o proceso queda limitadamente estático y no recae directamente sobre ningún nombre. Es decir, no lleva objeto directo, sino que “alguien hace algo” sin consecuencias sobre nadie:

aquila in caelo volat Un águila vuela en el cielo

pater domum venit El padre llega a casa

puella in peristylo ludit La niña juega en el peristilo

puer celeriter currit El niño corre con rapidez

canis in via latrat El perro ladra en la calle

La asociación de sujeto y verbo puede ser delimitada circunstancialmente, como vemos en estas oraciones, de dos maneras:

― mediante sintagmas preposicionales (sintagmas nominales introducidos por una preposición), como in caelo, in peristylo o in via.

― con un adverbio (categoría gramatical abocada a determinar circunstancialmente el verbo), como celeriter o domum.

II.2.  Verbo sum sin atributo

Otra construcción sintáctica muy frecuente, además de la copulativa (en la cual hay atributo), es posible con el verbo sum, a la cual incluimos también dentro de la construcción intransitiva, que traduciremos por el verbo terciopersonal “hay”:

in Hispania sunt multae urbes En Hispania hay muchas ciudades

in valle est frigida fons En el valle hay una fría fuente

in montibus erant magna robora En los montes había grandes robles

in Olympo fuerunt dei et deae En el Olimpo hubo dioses y diosas

EST / SVNT →  “hay”ERAT / ERANT  → “había”FUIT / FUERVNT  → “hubo”

II.3. El complemento circunstancial.

En la oración intransitiva, además de sujeto y verbo hemos visto que pueden aparecer complementos circunstanciales, por lo cual entendemos aquellos sintagmas que introducen en la oración una circunstancia que precisa y concreta el proceso verbal. De momento, los complementos circunstanciales que aparecerán son aquellos que consisten, bien en palabras invariables como los adverbios, bien en sintagmas preposicionales:

hodie sol inter nubes lucet Hoy luce el sol entre las nubes

mane vir e lecto surgit De mañana el hombre se levanta del lecho

in foro orator bene dicit En el foro habla bien el orador

per vias servi transeunt Los esclavos transitan por las calles

inter montes lupi ambulant Los lobos caminan entre los montes

C. circunstancial:   adverbio/  preposición + SN

II.4. El adverbio

Los adverbios, a diferencia de nombres, adjetivos o verbos, son una categoría gramatical de palabras invariables de diversa procedencia, cuyo significado conviene memorizar. Empecemos por conocer algunos de los más frecuentes:

facile fácilmente                 subito de repente            multum mucho

parum poco                           paulum un poco              satis bastante

magis más                             maxime muchísmo          vix apenas

hic aquí                                     ibi          allí                          procul lejos

hodie hoy                              heri ayer                         cras mañana

saepe a menudo                  iam ya                            nunc ahora

tunc / tum   entonces          numquam nunca          semper siempre

etiam también                      ita así                            non no

minime en absoluto              vero en realidad               bene bien

Entre ellos hemos incluido la negación non, que puede negar el verbo o cualquier otra palabra de la frase:

legiones hodie non currunt Hoy las legiones no corren

non semper laeti sumus No siempre estamos contentos

II.5. Preposiciones + sintagma nominal

Una preposición es una palabra invariable, tanto en español como en latín (per : “por”), que nunca puede ir sola, siempre debe estar acompañada de un nombre (per silvas : “por los bosques”) o de un pronombre (per vos: “por vosotros”). A veces los nombres pueden ir adjetivados ( per campos Elysios: “por los Campos Elisios”). Las terminaciones de estos

nombres son variables, dependiendo de la declinación a la que pertenece el sustantivo y de los casos gramaticales con los que va a en latín, que pueden ser el acusativo o el ablativo:

― ACUSATIVO:  -am-um-em, … (singular) /-as,  -os, -es, -us, -a (plural)

― ABLATIVO:    -a-o-e-iu-e (singular)    /  -is-ibus (plural)

Las preposiciones  más frecuentes son estas que a continuación se citan, seguidas siempre del nombre declinado en el caso que le corresponda (ablativo o acustativo):

ab horto venio Vengo del jardín                     (a / ab + abl.:  de, a partir de)

e templo venit Viene del templo                    (e / ex + abl.:  de, fuera de)

de amicitia dixit Habló de la amistad                (de + abl.:  sobre, acerca de)

cum Iulia fueras Habías estado con Julia         (cum + abl.: con, junto a)

ad cubiculum it Va a la habitación                   (ad + acus.:  junto a, hacia)

per viam erravit Anduvo por la calle                (per + acus.:  por, a través de)

inter flores iacet Yace entre las flores                          (inter + acus.:  entre)

post cenam exit Salió tras la cena                     (post + acus.: después de, tras)

ante dominum stat Está ante su señor              (ante + acus.:  ante, delante de)

Algunas preposiciones sólo pueden ir en uno de esos casos, pero hay otras que pueden ir tanto en acusativo como en ablativo. Entonces el ablativo indica el lugar en el cual se ubica el nombre, mientras que el acusativo señala la dirección a la cual se traslada alguien. Así ocurre con la muy frecuente preposición in, que expresa el “estado” con el ablativo y la “dirección” con el acusativo:

in via et in senatu fuistis En la calle y en el senado estuvisteis

in concilio legatus loquitur En la reunión habla el legado

in urbem et in Galliam iit A la ciudad y a la Galia fue

in castra equites reveniunt Los jinetes regresan al campamento

IN + Abl.: “en”       IN + Acus.: “a”

III.   LA ORACIÓN TRANSITIVA

III.1. Definición

El nombre que actúa como sujeto puede trasladar su energía (trans ire) a través del verbo (con el que concierta en número y persona) hacia otro nombre que actúa como objeto y sufre la consecuencia o el resultado de la acción o el proceso:

pastor super foco ligna reponit El pastor vuelve a echar leña al fuego

Romulus et Remus Romam condiderunt Rómulo y Remo fundaron Roma

Iuppiter ultimam horam tribuit Júpiter concede la última hora

Augustus orbem regit Augusto gobierna el mundo

Livia Augustum regit Livia gobierna a Augusto

mors amorem solvit La muerte disuelve el amor

Caesar idoneum locum deligit  César eligió un lugar idóneo

copiae iter faciunt Las tropas hacen una marcha

milites occupaverunt collem Los soldados ocuparon la colina

aliqui faces iaciunt Algunos arrojan antorchas

viri et uxores in triclinio bibunt Maridos y esposas beben en el triclinio

Un verbo como bibit está indicando que el acto de beber está siendo protagonizado por alguien de cuya identidad no conocemos nada, pero podemos suponer que será un individuo animado con capacidad para la acción, ya real, como un animal o un ser humano, ya mítico, como una divinidad, ya metafórico como una idea abstracta:

bibit Esta bebiendo  / Bebe

Pero si tenemos constancia expresa de quién está bebiendo, gracias a la presencia de un nombre en nominativo, como por ejemplo vir (“hombre”, en sentido expresamente masculino), entonces estaremos ante la disyuntiva de si ese hombre es de alguna manera conocido o es indeterminado:

vir bibit El hombre está bebiendo  /  Un hombre está bebiendo

Pues bien, si la acción bibit protagonizada por el nominativo vir se concreta en un determinado objeto de la acción (nombre o pronombre), hacia el cual dimana o sobre el cual recae, tendremos una oración transitiva, y la acción se traslada del Sujeto al Objeto:

vir vinum bibit Un hombre bebe vino

puer aquam bibit El niño está bebiendo agua

En suma, la oración transitiva es una versión ampliada de la oración intransitiva, no una versión alternativa. En la oración transitiva siempre hay un agente, de la acción o del proceso, que prolonga su acto en dirección a otro objeto, de carácter nominal, sea cual sea su entidad.

Sujeto (Nominativo) → Verbo transitivo → Objeto (Acusativo)

III.2. Complemento directo en acusativo

El sujeto de la oración va en nominativo, al igual que ocurre en la oración nominal o intransitiva, pero el nombre sobre el cual recae la acción del verbo, cuya función sintáctica es la de complemento directo, tiene que ir en caso acusativo y adoptar, por tanto, las terminaciones que le son propias en virtud de la declinación del sustantivo:

-AM, -VM, -EM, … (sg.) / -AS, -OS, -ES, -VS, -A (pl.)

En todos estos ejemplos tenemos un agente de la acción y el objeto de ella misma, siguiendo el orden AGENTE―ACCIÓN―OBJETO (Sujeto―Verbo―Compl. Directo):

dux ferit inimicum El general hiere a un enemigo

fibula subnectit vestem La fíbula sujeta el vestido

servus claudit portam El esclavo cierra la puerta

mater vigilat filios La madre cuida a sus hijos

puer amat grammaticam Al niño le encanta la gramática

Con respecto al orden de estos tres elementos de la frase transitiva hay que distinguir al latín del castellano. Si el orden latino habitual fuera el que con los ejemplos se ha explicitado, no veríamos en qué se distinguen. El orden que damos a continuación, donde el sujeto en nominativo va seguido del objeto en acusativo y aparece el verbo al final, es más propio, como decimos, de la lengua latina, según vemos a continuación:

dux inimicum ferit El general hiere a un enemigo

fibula vestem subnectit La fíbula sujeta el vestido

servus portam claudit El esclavo cierra la puerta

mater filios vigilat La madre cuida a sus hijos

puer grammaticam amat Al niño le encanta la gramática

III.3. Nominativus  versus Accusativum

Todos los nombres latinos tienen que adoptar distintas terminaciones en función del papel sintáctico que desempeñan en la oración. Asi que la sola mención de un nombre latino en nominativo (navis) o acusativo (puerum) indica si estamos ante un sujeto oracional o un objeto verbal, aunque todavía no haya intervenido el verbo:

navis (Una “nave” protagonizará una acción que no sabemos cuál es)

puerum (Un “niño” sufrirá la acción cuyo  protagonista desconocemos)

Matiz este que no puede precisar el castellano. Cuando decimos “unos esclavos” no sabemos si serán sujeto u objeto hasta que aparezcan las demás palabras de la frase:

Unos esclavos vienen                               (Sujeto)           servi veniunt

Unos esclavos compré en el foro        (Objeto)          servos in foro emi

En latín quedaría expreso, gracias al caso utilizado, la función de sujeto (servi) u objeto (servos), pero no siempre es así, pues si oímos  “iuvenes”, debido a que la forma del nominativo plural es exactamente igual que la del acusativo plural, tendremos la misma duda que en castellano.

III.4. Complemento circunstancial en ablativo

El complemento circunstancial determina las circunstancias en la que se ve envuelto el proceso verbal, por lo que aparecerá en cualquier tipo de estructura sintáctica (copulativa, intransitiva, transitiva). Como hemos visto, este puede ser un adverbio o un sintagma nominal con preposición (seguida de nombre en acusativo o en ablativo), pero hay un tercer tipo de complemento circunstancial muy importante: el caso ablativo.

Por tanto, la función de cualquier nombre que vaya en caso ablativo, será la de complemento circunstancial de tiempo, lugar, intrumento, causa o modo. Las preposiciones con que en nuestra lengua expresamos este tipo de complemento son “en”, “con” y “por”:

Athenis Socrates vixit En Atenas vivió Sócrates

puella scribit litteras calamo Una chica escribe letras con el cálamo

ancilla dominam audit metu La esclava escucha con miedo a su señora

patres filios docent amore Los padres enseñan a sus hijos con cariño

mercator transit flumen ponte El mercader cruza el río por el puente

Iulia componit crines manibus Julia se acicala el pelo con sus manos

III. 5. Orden de las palabras

En latín, al igual que en español, el orden de los elementos de la frase no viene marcado por la función sintáctica o categoría gramatical de las palabras. Igualmente correctas resultan las oraciones “Mañana me iré a Zaragoza de viaje” como “Mañana me iré de viaje a Zaragoza”, “De viaje a Zaragoza mañana me iré” o “A Zaragoza mañana me iré de viaje”. Todas las combinaciones en el orden de los sintagmas tienen cabida en español. Se establece con ello un orden de prioridad en la enumeración de los elementos que queda a disposición del emisor del mensaje. En latín, del mismo modo podríamos decir:

proximo die Caesarugustam iter faciam

proximo die iter Caesaraugustam faciam

iter faciam proximo die Casaraugustam

Caesaraugustam proximo die iter faciam

Decimos, por tanto, que el orden de las palabras en español y en latín es libre. No obstante, hay que tener en cuenta que hay en la prosa (no en la poesía, que está sometida a los dictados de la métrica y la estilística) un orden predominante por lo que se refiere a oraciones con sujeto y complementos, aunque no sea obligatorio, que en español sería el orden Sujeto-Verbo-Complemento, mientras que en latín es prioritario el orden Sujeto-Complemento-Verbo:

Orden prioritario:       gladiator gladium tollit El gladiador coge la espada

Pero, ¿cuántos órdenes son posibles con respecto a los elementos de la frase? Dados los sintagmas vulpes (nominativo-suj.), uvas (acusativo-CD) y petit (verbo), lo traduciremos por “La zorra intenta coger unas uvas” o “La zorra unas uvas intenta coger”. Pero si invirtiéramos el orden de los tres sintagmas, focalizaríamos la atención del receptor del mensaje en aquel que ocupe el lugar primero:

uvas vulpes petit Unas uvas la zorra intenta coger

uvas petit vulpes Unas uvas intenta coger la zorra

vulpes petit uvas La zorra intenta coger una uvas

petit uvas vulpes Intenta coger unas uvas la zorra

petit vulpes uvas Intenta coger la zorra unas uvas

Al traducir una frase del latín al español, nos enfrentamos a un problema estilístico que hay que resolver como a cada uno su “sentido de la lengua” mejor le dicte.

IV.   LA ORACIÓN PASIVA

IV. 1. Definición

La oración pasiva es una inversión sitáctica de los términos básicos de una oración transitiva ( nominativo, verbo y acusativo), puede ser enunciada también de modo tal que el sujeto de la oración no sea quien ejerce la acción verbal, sino quien la sufre:

Caesar mittit epistulam César envía una carta               (Oración transitiva)

epistula a Caesare mittitur Una carta es enviada por César     (Oración pasiva)

Es decir, lo que en la oración transitiva era el complemento directo en acusativo (epistulam) pasa a ser un sujeto en nominativo (epistula); y entonces el sujeto de la oración transitiva (Caesar) se convierte en un complemento agente (a Caesare).

La forma verbal cambia de desinencia como marca gramatical que identifica la “voz pasiva”, que terminará en –UR, cuando se trate de la 3ª persona (amat: ama / amatur: es amado):

Catullus Lesbiam amat Catulo ama a Lesbia

Lesbia a Catullo amatur Lesbia es amada por Catulo

Hiberus dividit Hispaniam El Ebro divide Hispania

Hispania ab Hibero dividitur Hispania es dividida por el Ebro

civis legem timet El ciudadano teme la ley

lex a civibus timetur La ley es temida por el ciudadano

Augustus poetas laudat Augusto ensalza a los poetas

poetae ab Augusto laudantur Los poetas son ensalzados por Augusto

pueri legunt res gestas Los niños leen hazañas

res gestae a pueris leguntur Hazañas son leídas por los niños

fabri naves reficiunt Los obreros reparan las naves

naves a fabris reficiuntur Las naves son reparadas por los obreros

tuba signum dat La tuba da la señal

signum a tuba datur La señal es dada por la tuba

O. TRANS.:  Nom. (S)  → V. activo →  Acus. (CD)O PASIVA:   Nom. (S)  → V. pasivo (-UR) → a/ab + Abl. (CA)

IV.2. Complemento Agente

Veamos: en una oración transitiva el elemento que cobra más relieve es el sujeto, pues no en vano concuerda con el verbo en número y persona; pero no es así en la oración pasiva, pues en ésta se destaca precisamente el elemento antagónico, que es el objeto de la acción, quedando reducido el sujeto en la pasiva a un complemento de segundo orden:

Horatius carmina scribit Horacio escribe poemas

carmina ab Horatio scribuntur Poemas son escritos por Horacio

En la oración transitiva quien cobra relieve es Horatius, el gran poeta venusino, mientras que en la pasiva se destaca el objeto de la acción, que son los carmina, y por ello al ser aquí  sujeto debe concordar con la forma verbal pasiva en número y persona (3ª del plural).

El complemento agente, que en español viene siempre precedido por la preposición “por” va en latín en caso ablativo si se trata de un objeto o cosa:

pilum ferit centurionem Una jabalina hiere al centurión

centurio pilo feritur El centurión es herido por una jabalina

Si el agente es una persona o concepto que conlleve esa misma idea, entonces debe ir el ablativo precedido de la preposición  A /AB (a ante consonante, ab ante vocal y “r”)

senator gerit togam El senador lleva toga

toga a senatore geritur La toga es llevada por el senador

Hispani gladiatores  laudant Los hispanos elogian a los gladiadores

gladiatores a me laudantur Los gladiadores son elogiados por mí

AGENTE:  a/ab + ablativo (personas) /ablativo (cosas)

Por el momento, basta con conocer la construcción pasiva en 3ª persona del singular y del plural, aunque hay que tener cuidado para no confundir el complemento agente con un sintagma precedido de la preposición a/ab con un complemento circunstancial de separación o alejamiento:

legationes a civitatibus mittuntur Son enviadas embajadas por las ciudades

a civitatibus legati veniunt Vienen embajadas de las ciudades

a/ab + ablativo:  C. circuns. alejamiento / Compl. agente

IV.3. Orden de palabras y usos del verbo pasivo

Como ocurre en la oración transitiva, también en la pasiva el orden de los tres elementos que la estructuran es libre. Todas las combinaciones son posibles, si bien la más habitual quizá fuera la que tiene la secuencia “Sujeto paciente-Complemento Agente-Verbo pasivo”:

vallum a militibus exstruebatur Era construida la empalizada por los soldados

A modo de ejemplo, las oraciones que resultarían de los sintagmas voluptates (“placeres”), moderatione (“templanza”) y temperantur (“son atemperados”) son las que siguen, pudiendo traducirse en todos los casos “Los placeres son atemperados por la moderación”:

voluptates a moderatione temperantur Los placeres son atemperados por la moderación

voluptates temperantur a moderatione Los placeres por la moderación son atemperados

a moderatione voluptates temperantur Por la moderación los placeres son atemperados

a moderatione temperantur voluptates Por la moderación son atemperados los placeres

temperantur voluptates a moderatione Son atemperados los placeres por la moderación

temperantur a moderatione voluptates Son atemperados por la moderación los placeres

La diferencia entre uno u otro orden supone dar relieve a uno u otro elemento de la frase, pues quien aparece en primer lugar queda más destacado (topicalización).

Pero la estructura de la oración pasiva no termina aquí, pues en el uso concreto de la lengua es habitual que esté ausente el sujeto, el complemento agente o los dos.

Falta el complemento agente cuando está claro por el contexto, cuando no resulta conocido o cuando por algún motivo no se quiere referir:

duces deliguntur ad bellum Son elegidos generales para la guerra

Si falta el sujeto hay que fijarse en si el verbo es transitivo o intransitivo. Si es un verbo transitivo y no tiene sujeto, puede tratarse de una simple elipsis:

signa a militibus portabantur, videbantur longe ab inimicis

Las enseñas eran portadas por los soldados; eran vistas a lo lejos por los enemigos

Si el verbo es intransitivo la cosa cambia, pues ni habrá sujeto elíptico ni habrá sujeto de ninguna clase; es como si hubiera que preservar el anonimato, lo cual en español hacemos mediante el “se”. Cuando alguien dice “aquí no se oye”, la generalización recae sobre todos los que en ese momento están intentando oír, sin precisar en ninguno. Si Julio César escribía en su diario de guerra pugnatur, en lugar de pugnant, era porque en el primer caso se quiere omitir incluso la referencia a un sujeto plural (3º p. del pl.):

pugnant       pugnatur luchan    se lucha (hay lucha por parte de alguien)

También puede faltar, como decimos, el sujeto del verbo pasivo y haber complemento agente, pero en ese caso debemos traducir la frase en construcción activa:

a nostris pugnatur     los nuestros luchan  (err.“por los nuestros es luchado” err.)

El verbo intransitivo “ir” tiene en latín forma pasiva en 3ª p. sg. (itur : “se va”), pero se utiliza sin sujeto ni complemento agente, y lleva un complemento dircunstancial:

itur in antiquam silva se va a un antiguo bosque

Se produce en todos estos casos una indeterminación del sujeto no habiendo voluntad de que se haga explícito. Es como si quisiéramos preservar la identidad del sujeto y la del complemento agente. A esto lo llamamos valor impersonal.

pasiva impersonal 3ª p. sg.   -TVRauditur “es oído”  o  “se oye”dormitur “se duerme”

Por último, encontramos en la pasiva un uso muy frecuente en ciertos verbos denominados deponentes, porque pierden (“deponen”) su carácter pasivo y, o bien son intransitivos, o bien se construyen como un verbo transitivo con posible complemento directo o complemento régimen. Tienen forma pasiva pero significado activo, por lo que nunca tendrán complemento agente:

clam proxima nocte Sabinus ad Caesarem proficiscitur

A ocultas, la noche siguiente Sabino se dirige hacia César

legiones ad castra vespere revertuntur

Las legiones regresan por la tarde al campamento

En estos ejemplos el verbo es intransitivo, por lo que no hay complemento directo, pero sí aparece en frases como las siguientes:

prima luce equites Germani nostros agros populantur

Al amanecer los jinetes germanos saquean nuestros campos

Los verbos deponentes pueden también tener un complemento régimen en ablativo, como fruitur /fruuntur (“disfruta”/”disfrutan”) o utitur /utuntur (“usa”/“usan”):

quis vita laete fruitur?         ¿Quién disfrutan con alegría de la vida?

fabri ferramentis utuntur Los obreros utilizan las herramientas

IV.4. La coordinación

Hay un procedimiento sintáctico de primer orden que debes conocer. Es la coordinación, que como su mismo nombre indica, consiste en la reunión (co-, del latín cum, “junto con, “en compañía de”) de elementos que forman parte de un mismo ordo, que en latín significa “categoría” (ordo senatorius: “categoría senatorial”).

Dada una frase como pater est in peristylo supongamos que, una vez que “el padre está en el peristilo”, acude la madre a ese mismo lugar de la casa y se reúne con él, y entonces el padre y la madre ocupan no sólo un mismo lugar físico sino también un mismo lugar sintáctico. El sujeto ya no será sencillo, sino variado, pues están ahí, juntos, el padre y la madre. El símbolo de esta unión es en español la conjunción “Y”, pero en latín tendremos el monosílabo ET, palabra que llegó a escribirse con el símbolo &:

pater et mater in atrio sunt El padre y la madre están en el peristilo

Y, si acuden también al peristilo un hijo y una hija del matrimonio, entonces lo normal es:

pater, mater , filius et filia in atrio sunt Padre, madre, hijo e hija están en el atrio

A este tipo de coordinación se le ha venido llamando coordinación copulativa y no sólo tiene lugar mediante ET, sino también con la partícula enclítica –QVE, un poco extraña para nosotros, pues sirve para unir dos elementos pero no se coloca entre medio, sino al final del segundo de ellos, como en el lema que identificaba a Roma como Estado:

Senatus Populusque Romanus El Senado y el Pueblo romano

Los romanos, que buscaban la concisión en el lenguaje y eliminaban lo superfluo, para esta unión civil entre clases sociales, la de los la de los patricios y plebeyos, de la que tan orgullosos se mostraban,  idearon la abreviatura SPQR. En él radica gran parte de la gloria de Roma, pues tras siglos de luchas entre clases sociales, se llegó a un equilibrio de poderes, de tal modo que sus representantes defendían sus derechos en los parlamentos que entonces había: Senatus, Comitia curiata, Comitia centuriata y Comitia tributa. Hoy en día podrás encontrar el SPQR en las alcantarillas de Roma, y en portadas de algunos videojuegos.

Ahora bien, además de ET y –QVE, también hay otros nexos de coordinación copulativa, como AC /ATQUE, que sirven sobre todo para coordinar proposiciones:

impedimenta agere ac portare conducir y portar las cargas

fidens animo atque in utrumque paratus con fe en sí y preparado para todo

Como se ha visto, la reunión de elementos puede tener lugar dentro del complemento directo o dentro de los circunstanciales, tambien entre formas verbales morfológicamente equivalentes o entre adjetivos, y entre frases o proposiciones:

fugit iuventas et decor Huye la juventud y la hermosura

pulvus es et in pulverem reverteris Polvo eres y en polvo te convertirás

nautae saxa et cautes timent Los marineros temen los escollos y bajíos

fallere et effugere triumphus est Fallar y huir es un triunfo

Por otro lado, si la negación se dice en latín mediante el monosílabo non, resulta fundida con la coordinación en la palabra NEC / NEQVE, cuya segunda forma es sólo una variedad fonética de la primera (seguida de vocal inicial de palabra):

magnificum est plenum esse nec ex fortuna pendere

Es magnífico estar colmado y no depender de la fortuna

Otra forma de coordinación es la disyuntiva, que se produce cuando en lugar de una unión lo que hay es una incompatilibidad entre los elementos, es decir, hay que elegir entre uno u otro. En español lo reflejamos mediante “o” y en latín con AVT:

intrat et exit Entra y sale     (Coordinación copulativa)

venit aut adit Viene o va       (Coordinación disyuntiva)

En latín hay para la disyunción además de AVT, las conjunción VEL, la enclítica -VE, y si hay también un ligero matiz condicional, entonces SIVE / SEV:

vincendum aut moriendum est Hay que vencer o morir

bis vel ter tibi scribam Te escribiré dos o tres veces

plus minusve omnes vim habemus Más o menos todos tenemos fuerza

sive loquimur seu silemus O hablamos o callamos

Otra forma de coordinación es la adversativa, que se produce cuando la coordinación viene matizada por un inconveniente que se le supone a la primera proposición, lo cual en español ocurre con “pero” o “sino” (primera proposición negativa, segunda afirmativa) y en latín en ambos casos tenemos la conjunción adversativa SED:

hoc mihi est bonum beneficium, sed vobis est malum

Este es un buen beneficio para mí, pero para vosotros es malo

iam vos non dicam servos sed amicos

Ya no os llamaré esclavos sino amigos

Cuando la oposición entre los términos es enérgica, entonces se usa AT:

inermes inceditis, at hostes armati circumstant

Avanzáis desarmados, pero mientras los enemigos os rodean armados

copulativas :          et       -qve     atqve    at    nec /nequedisyuntivas :          avt      vel      -ve       sive / sevadversativas:          sed      at

IV.5. Elipsis del verbo sum. El asíndeton y el polisíndeton.

Hay una estructura gramatical que tiene los mismos elementos que la oración nominal, pero sin que aparezca el verbo copulativo sum, de tal modo que cuando aparecían dos nombres (sustantivo, adjetivo o pronombre) en nominativo  juntos se presuponía la relación de sujeto y atributo. En castellano tenemos algunos refranes con esta secuencia nominal en la que está elidido el verbo est: “perro ladrador, poco mordedor”, “año de nieves, año de bienes”, “la ensalada, salada, poco avinagrada y bien aceitada”.

En latín es muy usual este tipo de oración para la expresión de sentencias y frases con un contenido que se supone profundo y claro al mismo tiempo que breve:

nullus amicus, nulla fortuna ningún amigo, ninguna fortuna

A veces parece claro que es el verbo est quien está elidido:

grammatica, summa ars gramática, arte suma

honos, onus el honor, una carga

libertas, summum bonum la libertad, sumo bien

Variedades del  procedimiento para reunir elementos del mismo nivel sintáctico son el asíndeton (“ausencia de conjunción”) o yuxtaposición, que significa algo así como “ponerse al lado”, como en las palabras de César “veni, vidi, vici” (llegué, vi, vencí) y el polisíndeton (“muchos coordinantes”), cuando se repite la conjunción en cada uno de los elementos:

iocis temperatis delectamur, inmodicis irascimur

Nos deleitamos con las bromas moderadas, con las exageradas nos enfadamos.

huc vina et unguenta et flores ferre iube

Manda traer aquí vinos, unguentos y flores

Omisión: elipsis / asíndeton         Repetición: polisíndeton

V.     LA DECLINACIÓN NOMINAL

V.1. El accidente gramatical de Caso

En latín los nombres tienen tres accidentes gramaticales: género (masculino, femenino y neutro), número (singular y plural) y caso (nominativo, vocativo, acusativo, genitivo, dativo y ablativo). Lo cual implica que si en español un nombre tiene singular y plural, en latín cada adjetivo tiene 36 formas y cada sustantivo (un solo género), 12:

Nominativo singular Nominativo plural
Vocativo singular Vocativo plural
Acusativo singular Acusativo plural
Genitivo singular Genitivo plural
Dativo singular Dativo plural
Ablativo singular Ablativo plural

Para que se entienda mejor, podemos comparar los nombres del castellano con una moneda en la que hay cara (singular) y cruz (plural), mientras que toda palabra latina sería como un dodecaedro, es decir, un poliedro de doce caras. Al igual que una moneda cuando está sobre una mesa sólo muestra una cara, también el dodecaedro presenta una sola cara boca arriba, quedando las demás para otras ocasiones.

No obstante, no todas las formas nominales de una misma palabra son diferentes, pues las coincidencias son numerosas: nominativo y vocativo suelen ser iguales, tanto en singular como en plural, y otras, como dativo y ablativo plural  siempre coinciden en la misma forma. Sirva de ejemplo la palabra “ley” / “leyes”:

Nominativo lex leges
Vocativo lex leges
Acusativo legem leges
Genitivo legis legum
Dativo legi legibus
Ablativo lege legibus

Con respecto al español, por tanto, la diferencia está en ese último accidente, el caso, que es muy importante y da carácter a toda la lengua latina. De tal manera que un nombre como regem (“rey” en acusativo) no está diciendo sólo “rey”, sino que “rey” es, por ejemplo, el complemento directo de un verbo que más adelante aparecerá. Nos permite así saber la función sintáctica que la palabra realiza en la frase:

senator gerit togam El senador lleva toga

toga a senatore geritur La toga es llevada por el senador

Pompeiani gladiatores laudant Los pompeyanos elogian a los gladiadores

En los ejemplos citados tenemos tres palabras en nominativo (senator, toga y Pompeiani), que funcionan de sujeto; dos en acusativo (togam y gladiatores), que son CD en oraciones transitivas; y una en ablativo, que sigue a la preposición ab en función de complemento agente.

V.2.  Las cinco Declinaciones

Todo sería sencillo si a cada caso de un nombre le correspondiera una desinencia única para el singular y otra para el plural, pero no es así, pues existen distintas tipologías morfológicas o modelos de palabra, a los cuales llamamos declinaciones.

Distinguimos en latín cinco declinaciones, que se identifican en sus enunciados (las palabras tal y como vienen en el diccionario) a partir del nominativo y genitivo singular:

1ª declinación silva silvae
2ª declinación populus populi
3ª declinación legio legionis
4ª declinación senatus senatus
5ª declinación res rei

Es muy importante entender los enunciados de los sustantivos, pues sólo sabiendo a qué declinación pertenecen y qué género tienen podremos conocer las dieciséis formas de cada sustantivo. En la segunda palabra del enunciado, el genitivo singular, las terminaciones son:

:   -ae 2ª:  -i 3ª:  -is 4ª:  -us 5ª:  -ei

Pero en los nominativos no existe la misma uniformidad que en el genitivo, pues en la 3ª y 4ª declinación hay multiplicidad de terminaciones:

1ª declinación:        pugna, ripa, silva, hora, fortuna, aquila, purpura, villa
2ª declinación:       dominus, somnus, puer, ager, vir, templum, bellum
3ª declinación:       consul, mons, litus, nomen, amor, lex, flos, aetas, mater
4ª declinación:       senatus, domus, equitatus, peditatus, occasus, lacus, portus
5ª declinación:       res, dies, facies, acies, fides, clades, glacies

Analicemos un momento las terminaciones de estos nombres en nominativo singular:

― La 1ª declinación será reconocida mediante  –A

― La 5ª declinación siempre termina en  –ES

― La 4ª declinación termina en  –VS.

― La 2ª declinación tiene varias terminaciones: masculino:  –VS y  –ER (excepción: vir hombre)    neutro:    –VM

― La 3ª declinación es un poco más complicada, pues puede terminar en cualquier vocal o consonante (salvo –a y –um, que pertenecen a la 1ª y 2ª declinación). Sólo habrá posible confusión cuando un nominativo acaba en –us,–es, o–er :

2ª declinación 3ª declinación 4ª declinación 5ª declinación
-VS lupus, lupi (m) munus,muneris(n) luctus,luctus(m)
-ES clades, cladis (f) dies, diei (m f)
-ER liber, libri (m) agger, aggeris (n)

La segunda palabra de estos enunciados aclarará la pertenencia a una u otra declinación.

1ª declinación -A , -AE
2ª declinación -VS, -I      -ER, -I      -VM, -I  (n)
3ª declinación -?, -IS
4ª declinación -VS, -VS       -V, -VS  (n)
5ª declinación -ES, -EI

V. 3.         Paradigmas

Los sustantivos de la primera declinación (unda, undae) son normalmente de género femenino, exceptuando los nombres de oficio, como poeta, nauta o agricola, o nombres propios como Burdigala, Catilina o Porsena. Al declinarlos no hay ninguna diferencia:

1ª declinación Singular Plural
Nominativo unda undae
Vocativo unda undae
Acusativo undam undas
Genitivo undae undarum
Dativo undae undis
Ablativo unda undis

En la segunda declinación (populus, populipuer, pueribellum, belli ) las palabras que terminan en –ER son siempre de género masculino, pero las que acaban en –VS, aunque casi siempre son masculinos, tratándose de nombres de árboles como populus, malus o prunus son femeninos, al igual que humus, que evoca igualmente la idea de fertilidad. Incluso tres palabras acabadas en –us son de genero neutro: virus, volgus y pelagus. Téngase además en cuenta que la palabra vir, viri es de género masculino.

Por lo que respecta a las acabadas en –VM, son todas ellas siempre de género neutro, sobre el que hay que saber que presenta siempre la misma forma en nominativo y acusativo, con independencia de la declinación que se trate:

2ª declinación Singular Plural
Nominativo populus puer bellum populi pueri bella
Vocativo popule puer bellum populi pueri bella
Acusativo populum puerum bellum populos pueros bella
Genitivo populi pueri belli populorum puerorum bellorum
Dativo populo puero bello populis pueris bellis
Ablativo populo puero bello populis pueris bellis

En la tercera declinación el nominativo es variable y la raíz que sirve para declinar es la del genitivo. El género no es fijo; hay masculino, femenino y neutro. De momento basta con saber que las letras que figuren entre paréntesis de cada nominativo de la 3ª indican si es un nombre masculino (m.), femenino (f.) o neutro (n.): miles (m.), hostis (m.), senator (m.), caput (n.), lux (f.) leo (m.), aetas (f.).

3ª declinación Singular Plural
Nominativo miles leo hostis milites leones hostes
Vocativo miles leo hostis milites leones hostes
Acusativo militem leonem hostem milites leones hostes
Genitivo militis leonis hostis militum leonum hostium
Dativo militi leoni hosti militibus leonibus hostibus
Ablativo milite leone hoste militibus leonibus hostibus

Cuando un sustantivo sea neutro, recordamos que nominativo y acusativo tienen la misma forma, que en el plural siempre es una –A, como veíamos en la 2ª declinación.

Los nombres neutros terminan en –VS (munus, muneris: función), en –ER (iter, itineris: camino), en –T (caput, capitis: cabeza) o en –EN (agmen, agminis: ejército en columna)

3ª declinación Singular Plural
Nominativo munus caput agmen munera capita agmina
Vocativo munus caput agmen munera capita agmina
Acusativo munus caput agmen munera capita agmina
Genitivo muneris capitis agminis munerum capitum agminum
Dativo muneri capiti agmini muneribus capitibus agminibus
Ablativo munere capite agmine muneribus capitibus agminibus

En el genitivo plural de los sustantivos de la 3ª declinación podemos encontrar la desinencia –VM precedida de una –I–, como en hostium (hostis, -is: enemigo). Siendo así en palabras con igual número de sílabas en nominativo y genitivo. También tienen –I-VM los sustantivos como pars, partis, con dos consonantes antes de –IS (partium).

En la 4ª declinación hay un número mucho menor de sustantivos que en las anteriores declinaciones. La mayoría son de género masculino, como senatus, -us (senado) y femenino, como manus, -us (mano); son muy raros los neutros, entre los cuales sí es frecuente cornu, -us (cuerno, ala de caballería).

4ª declinación Singular Plural
Nominativo manus cornu manus cornua
Vocativo manus cornu manus cornua
Acusativo manum cornu manus cornua
Genitivo manus cornus manuum cornuum
Dativo manui cornui manibus cornibus
Ablativo manu cornu manibus cornibus

Las palabras de la 5ª son muy pocas y todas de género femenino, con la salvedad de que dies, diei (día) tiene dos géneros, masculino (“día”) y femenino (“plazo”, “fecha”), con distinto matiz de significado. La palabra más importante es res, rei (f.): cosa.

5ª declinación Singular Plural
Nominativo res res
Vocativo res res
Acusativo rem res
Genitivo res rerum
Dativo rei rebus
Ablativo re rebus

Res, rei es el sustantivo más usual en la lengua latina, pero en castellano se suele traducir por “situación”, “circunstancia”, “hecho”, o “asunto”. Puede estar unida a un adjetivo dentro de los sintagmas res publica (Estado), res secundae (prosperidad), res adversae (adversidad),  res familiaris (patrimonio) o res gestae (historia):

Titus Livius res gestas populi Romani narravit

Tito Livio narró los hechos históricos del pueblo romano

V. 4. Usos de los casos Vocativo, Genitivo y Dativo

Hemos visto nombres que iban en nominativo porque funcionaban de sujeto o atributo, nombres en acusativo como complementos directos o precedidos de preposición, y nombres en ablativo como complemento circunstancial, con o sin preposición.

Otro caso del nombre es el vocativo, que sirve para nombrar, llamar o invocar a alguien:

pueri, Apollinem Dianamque dicite ¡Niños, nombrad a Apolo y Diana!

o beate Sexti, vita brevis est ¡Oh, dichoso Sextio, breve es la vida!

Maecenas atavis edite regibus ¡Mecenas, estirpe de antiguos reyes!

o fons Bandusiae, splendidior vitro ¡Oh fuente de Bandusia, más luciente que cristal

Venus, rursus bella moves? ¿De nuevo, Venus, provocas guerras?

En cuanto a la terminación, es igual al nominativo, a excepción de los que terminan en -VS de la 2ª declinación, que lo hacen en -E, y los en -IVS, en -I:

audivere, Lyce, di mea vota Han oído, Lico, los dioses mis votos

tu quoque, fili mi!                              ¡Tú también, hijo mío!  (filius; nom., fili; voc.)

Cuando un nombre está en caso genitivo su función sintáctica básica es la de complemento del nombre o del adjetivo:

multitudinem hominum videmus Vemos multitud de hombres

accessit etiam pars equitatus Llegó también parte de la caballería

Phoebe, silvarumque potens Diana Febo, y Diana, señora de los bosques

Faune, Nympharum fugientum amator Fauno, amante de las ninfas fugitivas

O Venus, regina Cnidi Paphique ¡Oh Venus, reina de Gnido y Pafos

El caso dativo expresa la persona o cosa sobre la que recaen indirectamente las consecuencias derivadas del proceso verbal (complemento indirecto) o del significado de un nombre (complemento del nombre o del adjetivo), lo cual expresamos en español mediante la preposición “para”:

nobis salutem puer dat El niño nos da el saludo

non scholae sed vitae discimus No aprendemos para la escuela sino para la vida

natura sensibus adiunxit rationem La naturaleza adjuntó razón a los sentidos

Scipioni cognomen fuit Africano Cognomen para Escipión fue “ el Africano”

redeunt iam gramina campis Vuelven ya las hierbas a los campos

Lesbia, da mihi basia mille Lesbia, dame mil besos

V. 5. Adjetivos en -us, -a, -um y  -er, -ra, -rum

Los adjetivos son una categoría gramatical que determina a un nombre y matiza, califica, especifica o enfatiza a un nombre. La relación entre nombre y adjetivo no se ve afectada en modo alguno por la relación sintáctica de aquel con el núcleo del predicado u otros elementos de la oración. Así, por ejemplo, el nombre “día”, recibe la adjetivación “hermoso” y resulta el sintagma nominal compuesto de sustantivo y adjetivo “día hermoso” o “hermoso día”, con las misma denotación, pero con distintas connotaciones. La función que tenga el sintagma dentro de la frase será distinta en “hace un hermoso día” que en “contemplamos este hermoso día” o “hermoso día hemos pasado”.

En español, el adjetivo concierta en género y número con el nombre: “agua clara /aguas claras”, “dulce noches / dulces noches”, “viento fresco / vientos frescos”. En algunos adjetivos hay dos formas, como en verde/verdes (singular/plural), pero en otros hay cuatro, como en claro/clara/claros/claras (m. sg./f. sg./m. pl./f. pl.):

verde prado    verde hierba         verdes árboles         verdes hojas

claro día         clara intención      claros propósitos     claras pieles

En latín la cosa se complica, porque cada sustantivo tiene doce formas (las doce caras del dodecaedro) en lugar de dos (la cara y la cruz de una moneda) en cada sustantivo (seis del singular y seis del plural en los casos nominativo, vocativo, acusativo, genitivo, dativo y ablativo), que han de multiplicarse por los tres géneros (masculino, femenino y neutro).

español claro  clara  claros  claras
latín clarus clara clarum clare clara clarum clarum  claram  clarum clari  clarae  clari  claro  clarae  claro  claro  clara  claro clari clarae clara clari clarae clara claros claras clara clarorum    clararum  clarorum  claris  claris  claris  claris  claris  claris

Aunque en cada adjetivo latino tenemos 36 formas gramaticales (seis casos, por tres géneros por dos números), a efectos prácticos el número se reduce sensiblemente, como en el adjetivo clarus, clara, clarum, que se queda en 13 formas diferentes: clarus clara clarum clare claram clari clarae claro claros claras clarorum clararum claris

Los enunciados de los adjetivos acabados en -us, -a, -um y -er, -ra, -rum siguen la 1ª declinación en el femenino y la 2ª en el masculino y el neutro. El adjetivo magnus, -a, -um se declina como dominus, -i (masculino), stella, -ae (femenino) y consilium -ii (neutro).

Veamos la declinación completa de ambos tipos de adjetivos, que son iguales en todo salvo en el nominativo y vocativo singular, que es en -VS / -E o en -ER /-ER.

Los ejemplificamos con magnus, magna, magnum (magnus, -a, -um)  y pulcher, pulchra, pulchrum (pulcher, -ra, -rum):

Sg. Masculino Femenino Neutro
N. magnus pulcher magna pulchra magnum pulchrum
V. magne pulcher magna pulchra magnum pulchrum
Ac. magnum pulchrum magnam pulchram magnum pulchrum
G. magni pulchri magnae pulchrae magni pulchri
D. magno pulchro magnae pulchrae magno pulchro
Ab. magno pulchro magno pulchro magno pulchro
Pl. Masculino Femenino Neutro
N. magni pulchri magnae pulchrae magna pulchra
V. magni pulchri magnae pulchrae magna pulchra
Ac. magnos pulchros magnas pulchras magna pulchra
G. magnorum pulchrorum magnarum pulchrarum magnorum pulchrorum
D. magnis pulchris magnis pulchris magnis pulchris
Ab. magnis pulchris magnis pulchris magnis pulchris

La relación entre el sustantivo y el adjetivo se resume en la regla de concordancia: el adjetivo concuerda con el sustantivo en género, número y caso:

de re publica populus disputat Sobre la cosa pública el pueblo disputa

atra nubes lunam condidit                                Una negra nube ha ocultado la luna

marmore Pario templum splendet El templo resplandece con mármol de Paros

loquaces lymphae desiliunt Caen en cascada las aguas rumorosas

pede candido virgines humum quatiunt Con blanco pie las chicas baten el suelo

A veces la declinación del adjetivo y el nombre es la misma, como en pulcherrima regina.

VI.   VERBOS Y CONJUGACIONES

VI.1.  La categoría gramatical de Verbo

Los verbos son palabras que dentro de la frase cumplen un papel fundamental: son el eje en torno al cual giran los demás elementos. En primer lugar esta categoría gramatical queda íntimamente ligada con el sujeto, pues han de tener los mismos accidentes de número y persona. Es decir, el sujeto concuerda con el verbo en número y persona.

ego venio (1ª sg.)        nos venimus (1ª pl.)

tu venis (2ª sg.)                       vos venitis (2ª pl.)

puer venit (3ª sg.)                           puellae veniunt (3ª pl.)

Por otro lado, la condición sintáctica del verbo, que puede ser copulativo, transitivo, intransitivo o pasivo marca la cualidad del complemento esencial o pleremático que directamente lo determina. Puede ser este atributo, complemento directo, complemento régimen o complemento agente:

Oración nominal sujeto       verbo copulativo         atributo
Mars              est                deus
Oración  intransitiva sujeto     verbo intransitivo     compl. circunst.
ocelli          rubent            in tua facie
Oración  transitiva sujeto      verbo  transitivo      compl. directo
imperator       sperat          victoriam
Oración  pasiva sujeto       verbo   pasivo         compl. agente
vinum          a servo          fundebatur

De tal manera resultan cuatro tipos de oraciones básicas (voz activa/ voz pasiva) que son los que encontraremos en los textos latinos originales.

Pero además de tener implicaciones sintácticas, el verbo por sí mismo presenta valiosa información que concierne al tiempo y modo de la acción o proceso.

Llamamos a estas características, como su propio nombre indica,  accidente gramatical de tiempo y accidente gramatical de modo:

VERBO:     voz      número/persona       tiempo/modo

Los tiempos latinos son el presente, el imperfecto, el futuro, el futuro perfecto, el pretérito perfecto y el pluscuamperfecto.

Y los modos en que puede estar un verbo son el indicativo y el subjuntivo por lo que respecta a las formas personales (con accidente de persona), además del imperativo, que se utiliza en 2ª persona y excepcionalmente en 3ª, pero nunca en 1ª; mientras que las formas nominales del verbo (aquellas que funcionan como un nombre o adjetivo) son el participio, el  infinitivo, el gerundio y el supino.  La voz en latín distingue entre la activa y la pasiva.

Formas personales Voz activa  / pasiva
Número singular  / plural
Persona 1ª  /   2ª  /   3ª
Modo indicativo      subjuntivo      imperativo
Tiempo presente    imperfecto    futuro   futuro perfecto pretérito perfecto  pluscuamperfecto
Formas nominales Sustantivo infinitivo    gerundio    supino
Adjetivo participios (presente, pasado, futuro, obligación)

Por tanto, si analizamos correctamente una forma verbal, hemos de mencionar todos los accidentes gramáticales en el siguiente orden: número, persona, tiempo, modo y voz:

donabamus:   2ª p. pl. imperfecto de indicativo de la voz activa

Las formas nominales, como infinitivos y participios, tienen tiempo (presente, pasado y futuro), y voz (activa o pasiva); los participios tienen género, número y caso, pues son a todos los efectos adjetivos:

rexisse infinitivo de pasado activo

amaturus nominativo singular masculino de un participio futuro activo

VI. 2. Las conjugaciones del verbo latino

En latín podemos identificar cinco tipos de verbos si nos fijamos en las terminaciones que presentan para cada uno de los tiempos. Mantienen una homogeneidad morfológica. Son las llamadas conjugaciones 1ª, 2ª, 3ª, 4ª y 5ª. Identificar a qué conjugación pertenece cada verbo es necesario para saber en qué acaba y de qué elementos consta cada forma verbal.

En presente e imperfecto tendremos, por tanto, diferentes terminaciones en cada una de las conjugaciones, pero son iguales en los tiempos pretérito perfecto y pluscuamperfecto.

presente e imperfecto  → 5 conjug.  /  pret. pº y pluscuampº → 1 tipo

Estas cinco conjugaciones se corresponde con un distinto enunciado que hay que saber interpretar, de acuerdo a cinco paradigmas verbales:

1ª  conjugación amo amas amare amavi amatum
2ª  conjugación habeo habes habere habui habitum
3ª  conjugación mitto mittis mittere misi missum
4ª  conjugación audio audis audire audivi auditum
5ª  conjugación capio capis capere cepi captum

La primera forma de cada conjugación indica la 1ª p. del sg. del presente de indicativo de la voz activa y la segunda forma es la 2ª p.sg.:

amo  habeo  mitto  audio  capio amo  tengo  envío  oigo  tomo

amas  habes  mittis  audis  capis amas  tienes  envías  oyes  tomas

En tercer lugar tenemos el infinitivo, que termina en -are, -ere, -ire, con diferencias entre la 2ª conjugación, que se pronuncia -ére y  la 3º y 5ª, pronunciado ´-ere:

amare  habére  míttere  audire  cápere   amar  tener  enviar  oír  tomar

El cuarto lugar del enunciado está ocupado por la 1ª p. sg. del pretérito perfecto de la voz activa, tiempo que se expresa en español con el perfecto simple y el pretérito perfecto:

amavi  habui  misi  audivi  cepi amé   tuve   envié   oí   tomé  he amado       he tenido  he enviado  he oído  he tomado

La última forma del enunciado es el supino, que sirve para formar el participio de pasado.

VI. 3. Morfemas del verbo: raíz, sufijo, terminación, desinencia

Cada verbo latino consta de uno, dos o tres lexemas diferentes, correspondiendo en los enunciados a lo siguiente: las tres primeras palabras de un enunciado verbal constituyen el “tema de presente”, que servirá para formar el presente y el imperfecto de indicativo; la cuarta palabra del enunciado es el “tema de pasado”, que lo veremos en el pretérito perfecto y en el pluscuamperfecto; la última palabra del enunciado contiene el llamado “tema de supino”.

Veamos ejemplificado lo expuesto en el verbo duco, ducis, ducere, duxi, ductum:

Tema de presente       DVC-      →   presente e imperfecto de indicativo
Tema de perfecto       DVX-      →   pretérito perfect. y pluscuamperfecto
Tema de supino        DVCT-     →   participio de pasado

Por lo que se refiere al final de una forma verbal, hablaremos en algunos casos de “terminaciones”, como en el infinitivo:

-ARE (1ª conj.)   -ERE (2ª conj.)    -ERE (3ª conj.)  -IRE (4ª conj)

Entendemos por “desinencias” los morfemas de final de palabra que indican  la persona que corresponde al sujeto.

presente Imperf. Pret.  Pº Plusc.Pº. pasiva pres. imper.
1ª sg. act.

2ª sg. act.

3ª sg. act.

1ª pl. pas.

2ª pl. pas.

3ª pl. pas.

-o

-s

-t

-mvs

-tis -

nt

-m

-s

-t

-mvs

-tis

-nt

-i

-isti

-it

-imvs

-istis

-ervnt

-m

-s

-t

-mvs

-tis

-nt

-r

-ris

-tur

-mur

-mini

-ntur

Los sufijos siguen a la vocal característica de la conjugación (1ª: -a; 2ª: -e; 3ª: -e; 4ª-5ª: -i (e), que va tras la raíz, o directamente tras ella, y enlazan con la desinencia. Así es en el imperfecto y el pluscuamperfecto:

-BA-    salut-a-ba-mus -ERA-    iuss-era-nt

VI. 4.   Tiempos voz activa modo indicativo

presente 4ª – 5ª
amo amas

amat

amamus

amatis

amant

habeo habes

habet

habemus

habetis

habent

mitto mittis

mittit

mittimus

mittitis

mittunt

audio audis

audit

audimus

auditis

audiunt

imperfec 4ª – 5ª
amabam amabas

amabat

amabamus

amabatis

amabant

habebam habebas

habebat

habebamus

habebatis

habebant

mittebam mittebas

mittebat

mittebamus

mittebatis

mittebant

audiebam audiebas

audiebat

audiebamus

audiebatis

audiebant

preterito pº tema (4ª palabra del enunciado) +   desinencias
e. g. facio, facis, facere, feci, factum fec- feci fecisti

fecit

fecimus

fecistis

fecerunt

pluscuampº tema (4ª palabra del enunciado) +   desinencias
facio, facis, facere, feci, factum fec- + sufijo

-ERA-

feceram feceras

fecerat

feceramus

feceratis

fecerant

VI. 5.   Tiempos voz pasiva modo indicativo

presente 4ª – 5ª
amor amaris

amatur

amamur

amamini

amantur

habeor haberis

habetur

habemur

habemini

habentur

mittor mitteris

mittitur

mittimur

mittimini

mittuntur

audior audiris – caperis

auditur

audimur

audimini

audiuntur

imperfec 4ª – 5ª
amabar amabaris

amabatur

amabamur

amabamini

amabantur

habebar habebaris

habebatur

habebamur

habebamini

habebantur

mittebar mittebaris

mittebatur

mittebamur

mittebamini

mittebantur

audiebar audiebaris

audiebatur

audiebamur

audiebamini

audiebantur

preterito pº participio (5ª enunc. + -us, -a, -um) +   presente sum
(e. g. dico, dicis, dicere, dixi, dictum) singular dictus, dicta, dictum(m. f. n.)plural dicti, dictae, dicta sum es

est

sumus

estis

sunt

pluscuampº participio (5ª enunc. + -us, -a, -um) +  imperfecto sum
(e. g. dico, dicis, dicere, dixi, dictum) singular dictus, dicta, dictum(m. f. n.)plural dicti, dictae, dicta eram eras

erat

eramus

eratis

erant

VI. 6.   Verbos deponentes

Son llamados verbos deponentes los que sólo tienen las formas de la voz pasiva, pero equivalen sintácticamente a formas activas, normalmente intransitivas, pudiendo llevar si son transitivas un complemento directo, o incluso un complemento régimen:

dux copias exhortatur El general exhorta a las tropas

consul in senatu loquebatur El cónsul hablaba en el senado

magistratu Fabius fungebatur Fabio desempeñaba una magistratura

Los enunciados tienen, por tanto, forma pasiva. La 4ª y 5ª conjugación comparten tiempos y personas, salvo el infinitivo y la 2ª p. sg. del presente de indicativo (oriris-pateris).

1ª  conjugación conor conaris conari conatus sum “intentar”
2ª  conjugación polliceor polliceris polliceri pollicitus sum “prometer”
3ª  conjugación sequor sequeris sequi secutus sum “seguir”
4ª  conjugación orior oriris oriri ortus sum “surgir”
5ª  conjugación patior pateris pati passus sum “padecer”
presente 4ª – 5ª
conor

conaris

conatur

conamur

conamini

conantur

polliceor

polliceris

pollicetur

pollicemur

pollicemini

pollicentur

sequor

sequeris

sequitur

sequimur

sequimini

sequuntur

orior

oriris – pateris

oritur

orimur

orimini

oriuntur

imperfec 4ª – 5ª
conabar

conabaris

conabatur

conabamur

conabamini

conabantur

pollicebar

pollicebaris

pollicebatur

pollicebamur

pollicebamini

pollicebantur

sequebar

sequebaris

sequebatur

sequebamur

sequebamini

sequebantur

oriebar

oriebaris

oriebatur

oriebamur

oriebamini

oriebantur

preterito pº participio (5ª enunc. + -us, -a, -um) +   presente sum
(loquor, loqueris, loqui, locutus sum) singular locutus, locuta, locutum (m. f. n.)plural locuti, locutae, locuta sum

es

est

sumus

estis

sunt

pluscuampº participio (5ª enunc. + -us, -a, -um) +  imperfecto sum
(loquor, loqueris, loqui, locutus sum) singular          locutus, locuta, locutum (m. f. n.)plural locuti, locutae, locuta eram

eras

erat

eramus

eratis

erant

VI. 7.   Imperativo

El  modo imperativo sirve para dar una orden, sugerencia o advertencia a una persona (2ª p. del sg.) o varias (2ª p. pl.). Aparece cuando cobra relieve la función impresiva del lenguaje, lo cual es común a los nombres en caso vocativo:

iuvenes, Apollinem dicite!                 ¡Jóvenes, invocad a Apolo!

Marce, cape consilium!                       ¡Marco, toma este consejo!

amate, puellae, bene amate !           ¡Amad chicas, amad bien!

Las terminaciones que adoptan los imperativos, dependen de la conjugación a que pertenezcan, difirenciándose la 4ª y la 5ª en la 2ª p. sg.:

imperativo 4ª – 5ª
ama

amate

habe

habete

mitte

mittite

audi    cape

audite capite

Por otro lado, la prohibición u orden negativa no es con non + imperativo, sino con noli (sg.) / nolite (pl.) + infinitivo: noli venire (“no vengas), nolite venire (“no vengáis”)

VII.  LÉXICO GRAMATICAL

VII.1. Pronombres personales

Los accidentes gramaticales de persona (1ª, 2ª y 3ª) y número (sg. y pl.) son comunes a verbos y pronombres personales, existiendo una concordancia entre ellos. Siempre han de ir en la misma persona y en el mismo número, tanto en español como en latín:

Tu, Plance, tristitiam finire memento Tú, Planco, acuérdate de dar fin a la pena

di me tuentur                                        Los dioses me protegen

in me tota ruit Venus Venus se precipita entera sobre mí

Vulcanus officinas visit Vulcano ha visitado las fraguas

vos, Tempe tollite laudibus Ensalzad vosotros el Tempe con alabanzas

Los pronombres personales designan a las personas que intervienen en la acción o proceso verbal. Hay tres personas verbales, las llamadas primera, segunda y tercera, que indican respectivamente la relación que existe respecto al hablante: el mismo que habla, sólo (yo) o con alguien más (nosotros/nosotras); aquel a quien se refiere lo dicho, estando sólo (tú) o acompañado (nosotros/nosotras); y, con la tercera persona, expresamos la exclusión del emisor y el receptor de la comunicación, y resaltamos el sujeto.

Pero además de número y persona, los pronombres personales latinos tienen el accidente de caso, que indica la función sintáctica que desempeñan, del mismo modo que hemos visto en los nombres (N.: Suj.; Ac.: CD/CC; G.: CN; D.: CI; Ab.: CC), por lo cual es preciso conocer la declinación completa de los pronombres personales. En la 3ª p. hay una sola forma para singular y plural, careciendo además de nominativo:

1ª p. sg. 2ª p. sg 1ª p. pl. 2ª p. pl. 3ª p. sg./pl.
N. V. ego tu nos vos
Ac. me te nos vos se / sese
G. mei tui nostrum (-i) vestrum (-i) sui
D. mihi tibi nobis vobis sibi
Ab. me te nobis vobis se / sese

Los adjetivos posesivos tienen estas mismas raíces pronominales: meus, mea, meum; tuus, tua, tuum; suus, sua, suum; noster, nostra, nostrum; y  vester, vestra, vestrum.

VII. 2. Pronombres-adjetivos(demostrativos, deícticos, anafóricos).

El comportamiento sintáctico de los pronombres personales es sólo pronominal, mientras que otros pueden ser utilizados bien como pronombres, bien como adjetivos:

haec villa mihi est Esta villa es mía

haec scribite calamo Escribid esto con el cálamo

Ofrecemos a continuación la declinación completa de estos adjetivos-pronombres:

“este” Masc. sg. Fem. sg. Neut. sg. Masc. pl. Fem. pl. Neut. pl.
N. V. hic haec hoc hi hae haec
Ac. hunc hanc hoc hos has haec
G. huius horum harum horum
D. huic his
Ab. hoc hac hoc his
“ese” Masc. sg. Fem. sg. Neut. sg. Masc. pl. Fem. pl. Neut. pl.
N. V. iste ista istud isti istae ista
Ac. istum istam istud istos istas ista
G. istius istorum istarum istorum
D. isti istis
Ab. isto ista isto istis
“aquel” Masc. sg. Fem. sg. Neut. sg. Masc. pl. Fem. pl. Neut. pl.
N. V. ille illa illud illi illae illa
Ac. illum illam illud illos illas illa
G. illius illorum illarum illorum
D. illi illis
Ab. illo illa illo illis

A estos tres primeros pronombres-adjetivos los llamamos demostrativos, y a los que siguen, se les conoce como fóricos, porque se refieren siempre a algo anteriormente mencionado. El más importante es el anafórico is, ea, id, que en español traducimos mediante “él, ella, ellos, ellas” si está en nominativo, pero “lo, los, la, las, le, les” si está en los demás casos. Si a este pronombre le añadimos el sufijo de identidad –dem, formamos idem, eadem, idem (“el, la, lo mismo”). Por otro lado, ipse, ipsa, ipsum tiene un carácter enfático, traduciéndose por “él mismo” o “él en persona” o “personalmente”.

“él” Masc. sg. Fem. sg. Neut. sg. Masc. pl. Fem. pl. Neut. pl.
N. V. is ea id ei / ii eae ea
Ac. eum eam id eos eas ea
G. eius eorum earum eorum
D. ei eis / iis
Ab. eo ea eo eis / iis
“el mismo” Masc. sg. Fem. sg. Neut. sg. Masc. pl. Fem. pl. Neut. pl.
N. V. idem eadem idem eidem eaedem eadem
Ac. eundem eandem eundem eosdem easdem eadem
G. eiusdem eorundem earundem eorundem
D. eidem eisdem
Ab. eodem eadem eodem eisdem
“él mismo” Masc. sg. Fem. sg. Neut. sg. Masc. pl. Fem. pl. Neut. pl.
N. V. ipse ipsa ipsum ipsi ipsae ipsa
Ac. ipsum ipsam ipsum ipsos ipsas ipsa
G. ipsius ipsorum ipsarum ipsorum
D. ipsi ipsis
Ab. ipso ipsa ipso ipsis

VII. 3. Adjetivos: tipos, grados y participios.

La categoría gramatical de adjetivo ha sido estudiada en los tipos acabados en –us, -a, -um y –er, -ra, -rum, correspondientes a los paradigmas magnus, magna, magnum y pulcher, pulchra, pulchrum, que se declinan por la 1ª declinación en el femenino y por la 2ª en el masculino y el neutro. Pero no son estos los únicos tipos de adjetivos, pues hay varios que pertenecen a la 3ª declinación. Sus enunciados y paradigmas son los siguientes:

-IS, -E          fortis, forte →    Nom. masc-fem., N. neut.
-IOR, -IVS     maior, maius →    Nom. masc-fem., N. neut.
-NS, -NTIS    prudens, prudentis →    Nom., Gen.
-X, -CIS        felix, felicis →    Nom., Gen.

Los dos primeros tipos contienen en el enunciado sólo el nominativo, diferenciando entre masculino y femenino por un lado y neutro por otro. Los dos últimos tienen una forma para nominativo y otra para genitivo:

-is, -e m.-f. sg. neut. sg. m.-f. pl. neut. pl.
N. V. fortis forte fortes fortia
Ac. fortem forte fortes fortia
G. fortis fortis fortium fortium
D. forti forti fortibus fortibus
Ab. forti forti fortibus fortibus
-ior, -ius m.-f. sg. neut. sg. m.-f. pl. neut. pl.
N. V. maior maius maiores maiora
Ac. maiorem maius maiores maiora
G. maioris maioris maiorum maiorum
D. maiori maiori maioribus maioribus
Ab. maiore maiore maioribus maioribus
-ns, -ntis m.-f. sg. neut. sg. m.-f. pl. neut. pl.
N. V. prudens prudens prudentes prudentia
Ac. prudentem prudens prudentes prudentia
G. prudentis prudentis prudentium prudentium
D. prudenti prudenti prudentibus prudentibus
Ab. prudenti -e prudenti -e prudentibus prudentibus
-x, -cis m.-f. sg. neut. sg. m.-f. pl. neut. pl.
N. V. felix felix felices felicia
Ac. felicem felix felices felicia
G. felicis felicis felicium felicium
D. felici felici felicibus felicibus
Ab. felici felici felicibus felicibus

Obsérvese que el ablativo singular es en –i (forti, felici), en –e (maiore) o en –i/-e (prudenti/prudente) . El tipo –ior, -ius lo tienen todos los adjetivos en grado comparativo de superioridad (nobilior, nobilius: “más noble”, comparativo de nobilis, -e). El tipo de adjetivo terminado en –ns, -ntis sirve para formar el participio de presente, que es a la vez verbo (pudiendo llevar complementos) y adjetivo (debe concordar con un nombre), traduciéndose por gerundio u orac. de relativo. Si tomamos como referencia el verbo amo, -as, -amare, amavi, amatum, el participio amans se traduce por “amando” o “que ama”; en otras conjugaciones tenemos los participios habens, mittens, audiens y capiens :

-ns, -ntis m.-f. sg. neut. sg. m.-f. pl. neut. pl.
N. V. amans amans amantes amantia
Ac. amantem amans amantes amantia
G. amantis amantis amantium amantium
D. amanti amanti amantibus amantibus
Ab. amanti -e amanti -e amantibus amantibus

El adjetivo, tal y como aparece en los enunciados del diccionario, decimos que está en grado positivo (altus, -a, -um: “sabio”), pero si le añadimos el sufijo -ior, ius a cualquier adjetivo, sea del tipo que sea, entonces el adjetivo está en grado comparativo de superioridad (altior, altius: “más sabio”) y si elevamos el adjetivo al grado cualitativo más alto, tendremos el superlativo, que se forma normalmente con el sufijo -issimus, -a, -um (altissimus, -a, -um: “muy alto, altísimo, el más alto”):

Adj. gº  positivo   →                    fortis, -e “valiente”
Adj. gº  comparat. de super.  →  fortior, ius “más valiente”
Adj. gº  superlativo   →   fortissimus, -a, -um “muy valiente”

El segundo término de la comparación de superioridad va en ablativo si es un nombre:

fons est splendidior vitro La fuente es más luciente que el cristal

La comparación de igualdad e inferioridad se expresan en latín igual que en castellano, mediante tam…quam y minus…quam, usándose con algunos adjetivos magis…quam:

Antonius est tam doctus quam Marcus Antonio es tan sabio como Marco

Titus est minus habilis quam Aulus Tito es menos hábil que Marco

Aeneas est magis pius quam Achilles Eneas es más pío que Aquiles

Pertenecen igualmente a la declinación de los adjetivos el participio de presente activo y el participio de pasado pasivo. Al primero ya nos hemos referido diciendo que resulta de una raíz verbal del tema de presente a la que se le une la terminación de adjetivo -ns, -ntis (amans, amantis), y sobre el segundo, que es como el participio del español (“amado”, “dicho”, etc.) basta con decir que es un adjetivo del tipo bonus, -a, -um que incluye el tema de supino (5ª palabra del enunciado) sin distinguir entre conjugaciones. Por ejemplo, del verbo dico, -is, -ere, dixi, dictum (“decir”), resultan:

particio  →  Adjetivo verbal (Concordancia gº nº caso /Complem.)
participio presente  →   dicens, -ntis “ diciendo”  “que dice”
participio pasado      →    dictus, -a, -um “dicho”

Como adjetivo, el participio amplifica el sentido de un nombre con el que concuerda en género, número y caso, pero a su vez puede llevar complementos verbales:

nummum in via perditum inveni      Encontré una moneda perdida en la calle

VII. 4. Composición de verbos

Una característica de la formación de verbos latinos es la composición, es decir, la determinación previa mediante un sufijo denominado preverbio, que sirve para precisar el significado del verbo. Conocer los prefijos, que son también usados como preposiciones y sus significados nos permite saber el significado de los verbos compuestos:

duco, -is, -ere, duxi, ductum :  “conducir” “guiar”
ab-duco, abducis, abducere, abduxi, abductum :  “apartar”  “llevarse”
ad-duco, adducis, adducere, adduxi, adductum :  “llevar”  “traer”
con-duco, conducis, conducere, conduxi, conductum :  “conducir”  “traer juntos”
de-duco, deducis, deducere, deduxi, deductum :  “traer para abajo”  “deducir”
e-duco, educis, educere, eduxi, eductum :  “sacar”  “conducir fuera”
in-duco, inducis, inducere, induxi, inductum :   “llevar dentro”  “inducir”
ob-duco, obducis, obducere, obduxi, obductum :  “guiar al frente”  “enfrentar”
prae-duco, praeducis, praeducere, praeduxi, praeductum: “conducir por delante”
pro-duco, producis, producere, produxi, productum :  “hacer avanzar”
re-duco, reducis, reducere, reduxi, reductum :  “traer de vuelta”  “reducir”
sub-duco, subducis, subducere, subduxi, subductum :  “hacer bajar”
super-duco,superducis,superducere, superduxi, superductum: “coger por encima”
tra-duco, traducis, traducere, traduxi, traductum :  “hacer pasar al otro lado”

Hay que tener en cuenta también las posibles alteraciones fonéticas del prefijo al entrar en contacto con la sílaba inicial del verbo simple:

asimilación  →  in-pono >  impono, imponis, imponere, imposui,impositum
elisión   →            ab-f > af-       ab-sum, abes, abesse, afui
vocalización  →  ab-f > auf       au-fero, aufers, auferre, abstuli, ablatum
apofonía           →  in-facio >       inficio, inficis, inficere, infeci, infectum

VII. 5. Verbos irregulares

No siguen en su totalidad una conjugación debido a diversas alteraciones. No obstante, todas las “irregularidades” tienen una explicación. Es importante conocerlos por dos razones: son muy frecuentes (por esa razón han logrado mantenerse ajenos a la fuerza de la regularización verbal latina) y abundan los verbos compuestos. Los más frecuentes son los que siguen, conjugados en los tiempos y modo que de momento conocemos:

sum, es, esse, fui :  “ser”  “estar” “haber” existir”
presente imperfecto pret. perf. pluscuampº infin./imper. participios
sum

es

est

sumus

estis

sunt

eram

eras

erat

eramus

eratis

erant

fui

fuisti

fuit

fuimus

fuistis

fuerunt

fueram

fueras

fuerat

fueramus

fueratis

fuerant

esse

es

este

futurus, -a,-um (partic. futuro)
possum, potes, posse, potui :  “poder”      (pot- / poss-)
presente imperfecto pret. perf. pluscuampº infin./imper. participios
possum

potes

potest

possumus

potestis

possunt

poteram

poteras

poterat

poteramus

poteratis

poterant

potui

potuisti

potuit

potuimus

potuistis

potuerunt

potueram

potueras

potuerat

potueramus

potueratis

potuerant

posse ……. …….
eo, is, ire, ivi/iiitum :  “ir”      (en verbos compuestos, perfecto -ii)
presente imperfecto pret. perf. pluscuampº infin./imper. participios
eo

is

it

imus

itis

eunt

ibam

ibas

ibat

ibamus

ibatis

ibant

i(v)i

i(v)isti

i(v)it

i(v)imus

i(v)istis

i(v)erunt

i(v)eram

i(v)eras

i(v)erat

i(v)eramus

i(v)eratis

i(v)erant

ire

i

ite

iens, euntis (part. pres.)
fero, fers, ferre, tulilatum :  “llevar”      (verbo polirrizo: fer-, tul-, lat-)
presente imperfecto pret. perf. pluscuampº infin./imper. participios
fero

fers

fert

ferimus

fertis

ferunt

ferebam

ferebas

ferebat

ferebamus

ferebatis

ferebant

tuli

tulisti

tulit

tulimus

tulistis

tulerunt

tuleram

tuleras

tulerat

tuleramus

tuleratis

tulerant

ferre

fer

ferte

ferens, ferentis

latus,-a,-um

volo, vis, velle, volui :  “querer”
presente imperfecto pret. perf. pluscuampº infin./imper. participios
volo

vis

vult

volumus

vultis

volunt

volebam

volebas

volebat

volebamus

volebatis

volebant

volui

voluisti

voluit

voluimus

voluistis

voluerunt

volueram

volueras

voluerat

volueramus

volueratis

voluerant

velle …… ……
nolo, non vis, nolle, nolui: “no querer”   (non volo > nolo)
presente imperfecto pret. perf. pluscuampº infin./imper. participios
nolo

non vis

non vult

nolumus

non vultis

nolunt

nolebam

nolebas

nolebat

nolebamus

nolebatis

nolebant

nolui

noluisti

noluit

noluimus

noluistis

noluerunt

nolueram

nolueras

noluerat

nolueramus

nolueratis

noluerant

nolle

noli

nolite

……
malo, mavis, malle, malui: “preferir”      (magis volo > malo)
presente imperfecto pret. perf. pluscuampº infin./imper. participios
malo

mavis

mavult …

malebam

malebas

malebat …

malui

maluisti

maluit …

malueram

malueras

maluerat…

malle ……

VII. 6. Interrogativos y numerales

La oración enunciativa con modalidad interrogativa puede estar señalada además de por la entonación, por una partícula que nos hace presuponer una respuesta positiva (num) o negativa (nonne) o muestra abiertamente sus dudas mediante la partícula enclítica -ne:

id fecistine?                                ¿Lo hiciste?

num negas quod omnes vident?        ¿Acaso niegas lo que todos ven?

nonne leo canem superavit? ¿Es que no ha vencido un león a un perro?

En latín no hay respuesta positiva semejante a nuestro “sí” (que procede de sic “así”), y para contestar afirmativamente era preciso que reprodujeran en la respuesta el elemento de la frase por el que se pregunta:

dixistine aliquid de me?  dixi        ¿Has dicho algo sobre mí?  Sí

Pero la pregunta no tiene por qué ir referida a todo el enunciado (interrogativas totales), sino que suele preguntarse por el lugar, el tiempo, el modo o la causa. Así vemos en las siguientes oraciones, en las que señalamos en negrita el adverbio interrogativo:

ubi pueri sunt ?                          ¿Dónde están los niños?

unde venis, Iuli ?                          ¿De dónde vienes, Julio?

quo vadis, serve ? ¿Adónde vas, esclavo?

qua iter fecisti ? ¿Por dónde habéis marchado?

quando dominus venit ?                ¿Cuándo viene el señor?

quomodo hostes fugerunt ?             ¿Cómo han huido los enemigos?

cur puer maestus est ? ¿Por qué el niño está triste?

quare haec dixisti ?                           ¿Por qué razón has dicho esto?

También la pregunta (o exclamación) puede hacerse sobre la persona o cosa implicada en la acción, siendo entonces los habituales quis/qui, qua/quae, quid/quod, compuesto del cual es aliquis, aliqua, aliquid, con el significado de “alguien, algo” y uter, utra, utrum (“cuál” de dos):

quis venit ab Hispania ? ¿Quién viene de Hispania?

qui rex tum Romae erat ?             ¿Qué rey había entonces en Roma?

quo tempore id accidit ? ¿En qué tiempo sucedió eso?

quam rem publicam habemus ! ¡Qué república tenemos!

quid cogitas ? ¿Qué piensas?

uter librum cupit ? ¿Cuál de los dos desea el libro?

Los numerales latinos, tanto cardinales, como ordinales, pueden escribirse mediante los conocidos “números romanos” (letras I, V, X, L, C, D, M) o con el nombre entero del numeral:

legio VII gemina in Hispania pugnavit   La legión 7ª gemela luchó en Hispania

sedecim annos natus sum                      Tengo dieciséis años

tria milia passuum urbs distat La ciudad dista tres mil pasos

Cuando los numerales cardinales expresan el tiempo que dura algo o el espacio que se recorre, se utiliza el caso acusativo, llamado de extensión en el espacio y en el tiempo:

murum decem pedes altum fecit Hizo un muro de diez pies de altura

mille passus ab urbe processerant Habían avanzado mil pasos desde la ciudad

triginta dies consul imperavit El cónsul gobernó durante trienta días

Para expresar el día, mes o año en que ha tenido lugar o tendrá lugar un hecho, entonces se usa el caso ablativo, en el llamado ablativo temporal:

anno septingentesimo cincuagesimo tertio ab urbe condita Christus natus est

Cristo nació el año 753 después de la fundación de Roma

Cardinales

Ordinales
I               unus, -a, umII             duo, -ae, oIII             tres, triaIV             quattuorV              quinqueVI              sex

VII             septem

VIII            octo

IX              novem

X               decem

XI              undecim

XII             duodecim

XX             viginti

XXI            unus et viginti

XXX           triginta

XL             quadraginta

L               qinquaginta

LX             sexaginta

LXX           septuaginta

LXXX         octoginta

XC             nonaginta

C               centum

M               mille

primus, -a, -umsecundus, -a, -umtertius, -a, -umquartus, -a, -umquintus, -a, -umsextus, -a, -umseptimus, -a, -umoctavus, -a, -um

nonus, -a, -um

decimus, -a, -um

undecimus, -a, -um

duodecimus, -a, -um

vicesimus, -a, -um

vicesimus primus, -a, -um

tricesimus, -a, um

quadragesimus, -a, -um

quinquagesimus, -a, -um

sexagesimus, -a, -um

septuagesimus, -a, -um

octogesimus, -a, -um

nonagesimus, -a, -um

centesimus, -a, -um

millesimus, -a, -um

3 comentarios to “GRAMMATICA LATINA”

  1. alejandra morales Says:

    Hola. estudio latin y he consultado tu pagina por que debo pasar las oraciones que estan aca abajo a acusativo plural pero la verdad no tengo ni idea por donde empezar!!! me puedes dar una luz??? no se como quedarian en acusativo plural…..

    a) frater clarus

    b) nomen pulchrum

    c) flos flavus

    d) corpus longum

    e) pars prima

    f) mare altum

    gracias

    Alejandra Morales

  2. yorvi jesus Says:

    gracias por dejar algo de interes sige asi

  3. anamarkue1 Says:

    Hola:
    Me llamo Ana y soy profesora de lengua castellana. Este año estoy dando por primera vez latín y quería decirte que tus apuntes me han venido muy bien para preparar mis clases.
    Gracias por compartir tu material con todos.

    Ana

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

%d personas les gusta esto: