SENTENTENTIA SEPTEM SAPIENTIVM GRAECORVM

julio 15, 2017

MAXIMAS SIETE SABIOS DELFOS

Puella gemmas probat pars I quaestionibus additis

junio 27, 2017

Puella gemmas probat cuenta a partir de ahora con una sección de cuestiones para facilitar  la comprensión de los textos.

PVELLA GEMMAS PROBAT 2017.pdf

No es nuestra voluntad incluir una multitud de ejercicios motivados por la historia de Aemilia, sino añadir las cuestiones imprescindibles que faciliten el diálogo entre profesor y alumnos.

Mi deseo es que esta publicación digital contribuya a la introducción del Latín en las aulas como lengua de comunicación y no solamente como lengua de comprensión escrita, según hasta ahora se venía haciendo.

Saludos a todos aquellos que se esfuerzan en hacer que el latín sea una lengua viva.

Salutem plurimam docentibus quibus praecipuus labor est linguam Latinam rursus per ora virum volitare.


Puella gemmas probat 2017

mayo 29, 2017

PVELLA GEMMAS PROBAT 2017.pdf

Puella gemmas probat fue concebida como obra didáctica de acuerdo a unos principios metodológicos que se alejan de la corrriente gramaticalista y de programas oficiales de la asignatura en la enseñanza del latín, una obra pensada para ganar espacio en el terreno de la comunicación. Todavía hoy el Latín vive, mientras estén vivos quienes lo hablan o escriben. Para ello hemos escrito una historia sencilla, sin pretensiones, con un vocabulario básico y  las nociones gramaticales imprescindibles.

Lo principal en esta primera fase es conocer la familia y la historia de Aemilia, escribiendo y hablando sobre ella. La traducción de los textos se ha de evitar en lo posible, pero en todo caso, nunca examinar de esta manera, porque seguiríamos cometiendo el mismo error de los últimos años: enseñar una lengua del pasado y sin futuro. Lo que nosotros queremos enseñar es una lengua viva, por eso la traducción, aunque ocupa un lugar prioritario en la divulgación de las obras latinas, no es un objetivo per se. Nuestra misión no es enseñar a traducir latín, sino enseñar a comprender, a escribir y a hablar latín. Una tarea en la que muchos estamos para nunca retroceder ni mucho menos abandonar el escudo: seguiremos en la brecha que otros han iniciado.

Son necesarios en la evaluación del aprendizaje los clásicos tipos de examen de las lenguas modernas: intellectio (reading), compositio (writing) y elocutio (speaking). La labor del profesor sigue siendo aquí imprescindible. No hay un solo método de latín inicial que no tenga necesidad de un dux, de un guía en el aprendizaje. Nuestro método no solo no pretende sustituir esta figura, sino que la refuerza.

Estos principios metodológicos no son nuevos, y siguen la línea del Curso de Latín de Cambridge: no se estudia gramática compartimentada por temas y declinaciones, sino que el aprendizaje gradual comienza con los casos Nominativo, Acusativo y Ablativo con preposición. Sólo después de bien superada esta fase se continúa con el uso del ablativo sin preposición, el genitivo y el dativo. Hay excepciones, como algunos genitivos(-ae, -i) en la presentación inicial de la familia de Aemilia.

La sintaxis de la oración simple ocupa la primera parte de la obra; pues sólo cuando el uso de los casos latinos se conoce bien, está el alumno preparado para afrontar la complejidad de la subordinación latina, una complejidad sintáctica y de pensamiento que más adelante, en las fases avanzadas del estudio de esta lengua se llega a comprender.

Las imágenes de los cuadros de Alma Tadema y Godward han sido a veces el leit motiv de los textos y otras un magnífico complemento visual para amenizar este neolatín basado en textos originales de Séneca Propercio, Cicerón, Horacio, Virgilio y Ovidio, autores de los cuales se han extraído y adaptados algunos fragmentos ad hoc para la historia de Aemilia.

Aemilia, por cierto, hija de Aemilius y Cornelia, fue una joven que existió realmente; la fuente para esta historia se encuentra en la Elegia IV, 11 de Propercio, en la cual Cornelia, una mujer romana de la época de Augusto, nos habla desde la tumba a la posteridad.

Esta primera parte de la historia, denominada Aemilia puella Romana, ha quedado finalmente editada en el documento que ofrecemos a continuación.

SALVE, AEMILIA, PVELLA ROMANA !

download document  here >>>

PVELLA GEMMAS PROBAT 2017.pdf

La descalificación personal como argumento dialéctico

diciembre 17, 2015

Ο_Περικλής_Αγορεύων_στήν_Πνύκα_(Philipp_von_Foltz)

Pericles hablando a los atenienses, Philipp Von Foltz, 1853

Sobre cómo eludir el debate dialéctico mediante descalificaciones a la persona que encarna la defensa de unas ideas: las argumentaciones ad hominem y ad personam.

Se denomina argumentación ad hominem o ad personam, aquella que en lugar de confrontar argumentos en el plano de la lógica y de la razón, se recurre a golpes bajos a la persona para debilitar la argumentación de un oponente. A veces se pretende mostrar la contradicción entre lo que un hombre piensa y aquello que defiende o predica (ad hominem) y en otros casos se trata de una agresión contra la persona a modo de insulto o descalificación (ad personam), lo cual es un ataque directo al ethos o carácter del orador, que como bien dice Aristóteles es fundamento y base de toda argumentación.

Los ataques a la persona no tienen ninguna justificación en política. Las ideas se defienden con argumentos. La dialéctica es el modo civilizado de entenderse entre ciudadanos. Incluso podríamos afirmar que la democracia es el fruto político de la dialéctica, tal y como se estableció en Atenas (S. V a. C) bajo las históricas figuras de Solón, Clístenes, Efialtes y Pericles. Hoy también democracia es libertad. Pero no vivimos en un idílico jardín –Sr Rajoy, despierte- sino en un mundo inmundo en el que las agresiones físicas han llegado a irrumpir en la escena política. Agredir a quien defiende noblemente sus ideas es el acto más incívico imaginable.

Los debates televisados son un mal ejemplo para los ciudadanos, por la habitual falta de respeto entre los oponentes, actitud nada democrática entre tertulianos e incluso entre primeros espadas de algunos partidos políticos, pero encarnada precisamente por aquellos que paradójicamente dicen defender la democracia. La Democracia no una palabra sin contenido, sino una actitud de respeto y solidaridad a la voluntad del pueblo y los ciudadanos que lo integran.

Dicho esto, la España real es la que es. Tautología, pero asimismo triste realidad a la que algunos hace tiempo que ya nos hemos despertado. En nada favorece a la convivencia entre ciudadanos el clima de violencia radical generada en los últimos años por un activismo mal llamado político que no repara en ataques personales ajenos a la nobleza de la dialéctica, agresiones físicas y verbales de quienes amparados en una ética deshumanizada propugnan que el fin justifica los medios.