OMNIA SCRIPTA

MORITVRVS SARDANAPALVS

Sardanápalo, último rey del antiquísimo Imperio Asirio, abre con su muerte una nueva Era. Faltaban aún 627 años para el nacimiento de Nuestro Señor Jesucristo. La hegemonía en Asia central y occidental corresponderá a partir de esa fecha al Imperio Persa, el mismo que por su parte sufrirá las derrotas de  la Grecia continental en el S. V y de Alejandro Magno en el IV. Pero ¿por qué razón es conocido Sardanápalo? Pues fundamentalmente por el cuadro del romántico Delacroix (1828), describiendo el tenso instante previo a su muerte y por la tragedia Sardanapalus de Lord Byron  representada en 1834 en el Teatro Real de Bruselas:

http://engphil.astate.edu/gallery/sardan.html

La transmisión de los últimos días de Sardanápalo por los historiadores griegos de la Antigüedad parece clara:

1º:  S. V aC.:   Ctesias de Gnido, en los 23 libros de su obra Persica, cuya materia tratada es el Imperio Persa. OPVS PERDITVM.

2º: S. IV aC.:  Teopompo de Quíos, en los 58 libros de la Historia de Filipo de Macedonia. OPVS PERDITVM.

3º: S. I aC.:  Diodoro de Sicilia, en los 40 libros de su Bibliotheca Historica. MANENT XVII LIBRI.

Por lo que se refiere a los escritores romanos:

1º: S. I. aC.:  Gnaeus Pompeius Trogus, en los 45 libros de sus  Historiae Philippicae. Erudito romano de sabudiría enciclopédica. OPVS PERDITVM

2º: S. III dC.:  Marcus Junianus Justinus hizo un resumen del anterior, titulado Epitoma Historiarum Philippicarum. EXSTAT

Gracias a él conocemos lo principal de la historia de Sardanápalo.

Traducción libérrima

(Epitoma Historiarum Philippicarum I, 3):

“Sardanápalo fue el último rey del Imperio Asirio, un hombre más presumido y coqueto que cualquier mujer. Su palacio en Nínive, era un lugar de lujo y perversión. Pero nunca a nadie se le había permitido ver lo que hacía en sus aposentos. Movido por la curiosidad, el gobernador persa, un tal Arbacto, se las ingenió mediante complicados sobornos entre el personal de servicio para poder ver lo que en secreto hacía. La sorpresa fue mayúscula, pues encontró al rey rodeado de voluptuosas odaliscas, vestido de mujer, cual Hércules esclavo de la reina Ónfale. El propio Sardanápalo repartía los copos de lana entre las mujeres, hilándolos después en la rueca. Superaba a todas en la delicadeza de sus gestos y en la lascivia de sus miradas. Visto esto, el gobernador, preso de la indignación, comunicó a sus aliados que era una vergüenza lo que estaba pasando: todo un imperio poblado de hombres valientes y armados de hierro estaban a merced de una presumida mujer tejedora de lana. Los convence diciendoles que cómo iban a obedecer a un hombre que prefería ser mujer. Así pues tiene lugar una conjuración para acabar con el rey Sardanápalo, que en cuanto tuvo conocimiento de que le declaraban la guerra, en lugar de correr a defender el reino, no se le ocurrió otra cosa que lo que hacen las mujeres en peligro de muerte: correr a esconderse. Al final no le quedó más remedio que enfrentarse a los conjurados con una tropa pequeña y mal armada. Fue derrotado en el primer enfrentamiento. Se retiró a palacio y dispuso todo para la muerte. Mandó erigir una gran pira, se colocó encima de ella junto con todas las riquezas, incluido su caballo y odaliscas. Mientras una esclava le ofrece al rey el bebedizo mortal, contempla éste cómo son apuñalados sus seres más queridos, tras lo cual ordena finalmente incendiar la pira. Sólo en el momento de la muerte actuó, por única vez, como un verdadero hombre. Le sucedió en el poder a título de rey su propio ejecutor, el gobernador persa Arbacto.”

Texto latino:

Postremus apud eos regnauit Sardanapallus, uir muliere corruptior. Ad hunc uidendum -quod nemini ante eum permissum fuerat- praefectus ipsius Medis praepositus, nomine Arbactus, cum admitti magna ambitione aegre obtinuisset, inuenit eum inter scortorum greges purpuras colo nentem et muliebri habitu, cum mollitia corporis et oculorum lasciuia omnes feminas anteiret, pensa inter uirginos partientem. Quibus uisis, indignatus tali feminae tantum uirorum subiectum tractantique lanam ferrum et arma habentes parere, progressus ad socios quid uiderit refert, negat se ei parere posse, qui se feminam malit esse quam uirum. Fit igitur coniuratio. Bellum Sardanapallo infertur; quo ille audito, non ut uir regnum defensurus, sed, ut metu mortis mulieres solent, primo latebras circumspicit, mox deinde cum paucis et inconpositis in bellum progreditur. Victus in regiam se recepit, ubi, extructa incensaque pyra, et se et diuitias suas in incendium mittit, hoc solo imitatus uirum. Post hunc rex constituitur interfector eius, Arbactus, qui praefectus Medorum fuerat; is imperium ab Assyriis ad Medos transfert.


Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s